Es una de las técnicas del arte callejero. Esta herramienta se basa en la composición de imágenes y textos sobre una superficie para luego pegarla sobre una estructura.

Es una modalidad de pintura libre generalmente realizada en espacios urbanos. Su origen se remonta a las inscripciones que han quedado en paredes desde los tiempos del Imperio romano, especialmente las que son
de carácter satírico o crítico.